Elogio a la sabiduría



13Bienaventurado el hombre que encuentra la sabiduría, y el hombre que alcanza la prudencia,
14pues adquirirla vale más que negociar con plata, y sus ganancias son mejores que el oro fino.
15Es más preciosa que las perlas, ni lo más atractivo se le iguala.
16Larga vida en su derecha, riquezas y gloria en su izquierda.
17Caminos deleitables son sus caminos, y pacíficos todos sus senderos.
18Es árbol de la vida para quienes la abrazan, ¡feliz quien la retiene!
19El Señor fundó la tierra con sabiduría, afirmó los cielos con prudencia.
20Con su saber se escindieron los océanos, y las nubes destilan rocío. (PROVERBIOS 3, 13-20)

3, 13-15    Bienaventurado el hombre que encuentra la sabiduría

REQUISITOS NECESARIOS PARA ENCONTRAR LA SABIDURÍA. Primero purifica por medio del temor divino las almas de aquellos que tienen la misión de hablar con sabiduría. Pues proponer a las gentes en general los misterios de la salvación y recibir a todos del mismo modo, tanto a los que no llevan una vida limpia y purificada, como a aquellos otros que han sido examinados y preparados para hacer uso diligente de los misterios, es como si uno echara un ungüento preciosísimo en un vaso sucio. BASILIO DE CESAREA, Homilía sobre el comienzo de Proverbios, 4.

3, 16    Larga vida en su derecha, riquezas y gloria en su izquierda

IZQUIERDA Y DERECHA. Como está escrito en Proverbios: "En su mano derecha están largos años de vida", lo que significa eterna felicidad. "En su mano izquierda están sus riquezas y su gloria", que son los bienes de este mundo, y que ciertamente no hay duda que Él puede darlos. Están también a su derecha los santos cuando son colocados en ese sitio para obtener su recompensa, mientras que los pecadores están a su izquierda, cuando son condenados a la pena eterna; los santos, porque desearon los bienes celestiales; los pecadores, porque siguieron las cosas mundanas. Leemos también que los pecadores han dado el papel de la izquierda a su derecha, de ellos el mismo profeta dice en el salmo 143: "La boca de ellos habló vanidad y su mano derecha es la derecha de la iniquidad". Pero el verdadero uso de la derecha está donde se muestra la gracia conferida por Dios. CASIODORO, Exposición de los Salmos, 120, 5.

LA IZQUIERDDA DE CRISTO INDICA A LA IGLESIA. La izquierda de Cristo, entendida en sentido positivo, significa la vida de la santa Iglesia. Por eso está escrito: "Larga vida en su derecha, riquezas y gloria en su izquierda". "Larga vida en su derecha", es decir, la sabiduría de nuestro Redentor, porque en la patria del cielo también se ha concedido a los elegidos, ángeles y hombres, una luz que no disminuye; "riquezas y gloria en su izquierda", porque también en el exilio de esta lejanía somos confortados por las riquezas de la virtud y de la gloria de la fe, hasta que alcancemos los bienes eternos. Sobre esta gloria dice el Apóstol: "Nos gloriamos apoyados en la esperanza de la gloria de los hijos de Dios, y no sólo esto: también nos gloriamos en las tribulaciones". Y sobre las riquezas afirma: "Porque en Él fuisteis enriquecidos en todo; en toda palabra y en toda ciencia. BEDA, Homilías sobre los Evangelios, 2, 21.

3, 18    Es árbol de vida

CRISTO ES EL ÁRBOL DE LA VIDA. Es necesario entender que todo esto se dice en metáforas; en efecto, Cristo mismo se llama "árbol de la vida". Si Él mismo, en otros lugares, se muestra a la vez como sacerdote, víctima y altar, un significado no impide el otro, y al mismo tiempo cada uno de estos sentidos se aplica matafóricamente; por ello tampoco aquí, en las prefiguraciones de los misterios, existe dificultad en atribuir a una única y sola persona papeles tan diversos. ORÍGENES, Homilías sobre Josué, 8, 6

3, 19    El Señor fundó la tierra con sabiduría

CRISTO, SABIDURÍA DE DIOS, ES COMPRENDIDO CON DIFERENTES NOMBRES. En el libro de los Proverbios encontrarás esta frase: "El Señor fundó la tierra en su sabiduría, consolidó los cielos en su inteligencia". Hay, pues, una inteligencia de Dios, que no debes buscar sino en Cristo Jesús; porque todo cuanto es de Dios es este modo es Cristo. Él es la Sabiduría de Dios, la Potencia de Dios, la Justicia de Dios, la Santificación, la Redención y Él es también la Inteligencia de Dios. Pues bien, en cuanto a sustancia es uno, pero en lo que respecta a las nociones lleva numerosos nombres que aluden a cosas diferentes. Tú no entiendes lo mismo de Cristo cuando lo concibes como Sabiduría y cuando lo concibes como Justicia. En efecto, cuando lo concibes como Sabiduría, entiendes con ello la ciencia de las cosas divinas y humanas; cuando lo concibes como Justicia, entiendes el poder de asignar a cada uno lo que merece, y cuando es como Santificación, entiendes la capacidad de hacer santos a los que creen en Dios y a los consagrados a Él. De la misma manera, por tanto, le concebirás como Inteligencia cuando es ciencia del bien y del mal y de ninguna de las dos cosas. ORÍGENES, Homilías sobre Jeremías, 8, 2.



LA BIBLIA COMENTADA
POR LOS PADRES DE LA IGLESIA
ANTIGUO TESTAMENTO; V. 10; pp. 74-79
Obra preparada por
J. ROBERT WRIGHT
Editor general
THOMAS C. ODEN
Director de la edición en castellano
MARCELO MERINO RODRÍGUEZ

1 Comentario:

Anónimo dijo...

AMEN

Publicar un comentario