Job se arrepiente ante Dios




1Job respondió al Señor diciendo: 2"Comprendo que lo puedes todo, que ningún proyecto te resulta inalcanzable.
3"¿Quién es éste que sin sentido empaña mis designios?". Cierto, he querido explicar sin comprender las maravillas que me superan y que ignoro.
4"Escúchame, pues, que voy a hablarte, Yo te preguntaré y tú me instruirás".
5Sólo de oídas sabía de ti, pero ahora te han visto mis ojos.
6Por eso me arrepiento, y hago penitencia sobre el polvo y la ceniza. (Job 42, 1-6)

42, 4-5    Escúchame, que voy a hablarte

LOS SENTIDOS HUMANOS. Nuestro escuchar es poner la oreja al sonido que viene de otro lugar, mas, al contrario, el escuchar en Dios, dentro del cual están todas las cosas, es propiamente recibir debajo de sí mismo los deseos que surgen desde nosotros. Así que, el hablar nuestro a Dios, que conoce los corazones de los que callan, no es manifestar lo que sentimos con voces de la garganta, sino prepararle los deseos que dirigimos hacia Él. Y ya, que cuando alguno pregunta, es para aprender lo que ignora, hay que saber que preguntar a Dios es reconocerse como ignorante ante su acatamiento. GREGORIO MAGNO, Libros morales, 35, 3, 4.

42, 6    Hago penitencia sobre el polvo y la ceniza

JOB SE JUSTIFICA CUANDO SE CONDENA A SÍ MISMO. Dios le ha dicho con claridad: "¿Piensas que mi intervención ha tenido otro objetivo que el de demostrar que tú eres justo?". Era -viene a decir- para hacerte hablar como lo vienes haciendo, y no para condenarte. Se trata de una justificación de todo lo anterior. En efecto, todavía no le ha liberado de su prueba cuando él habla de esa manera, pero se encuentra todavía entre tormentos cuando realiza su retractación. Yo no actúo así en cada caso, viene a decir. Trata de presentar la justificación de Dios respecto a lo anterior. Precisamente porque no era digno. Y ¿qué es lo que hace entonces Dios? Cuando [Job] se condena a sí mismo, es entonces cuando [Dios] lo justifica. Y ¿qué dice Dios? Dice a los amigos [de Job] que deben expiar su falta, y llama continuamente a Job su servidor. JUAN CRISÓSTOMO, Comentario al libro de Job, 42, 6.




La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, vol. 7, pp. 272-273
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario