La grandeza de Dios y su infinita sabiduría



22"Sólo Dios es sublime por su fuerza, ¿qué maestro existe como Él?
23¿Quién puede marcarle el camino?, o ¿quién puede decirle: "Has obrado mal"?
24Acuérdate de engrandecer sus obras que han cantado los hombres.
25Todos las pueden contemplar, los hombres las ven desde lejos.
26Dios es grande, no podemos abarcarlo, son incontables sus años.
27Absorbe las gotas de agua y esparce las lluvias en vapor.
28Las nubes las destilan y caen en abundancia sobre los humanos.
29¿Quién comprenderá la extensión de las nubes, el estrépito de sus pabellones?
30Él extiende su luz entorno a sí, y cubre las profundidades de los mares.
31Con todo esto Dios gobierna a los pueblos y les da alimento abundante.
32En sus manos levanta el rayo y le ordena alcanzar certero blanco.
33El sonido del trueno lo anuncia: Él arde en cólera contra la inquidad. (Job 36, 22-33)

36, 22-23    ¿Qué maestro existe como Él?

EL PODER DE DIOS ES JUSTICIA. Vosotros, dice [Elihú], hasta ahora habéis sido probados en el horno de la enmienda. Pero, sin duda, Dios os devolverá vuestra riqueza y dignidad primigenias. EFRÉN DE NISIBI, Comentarios al libro de Job, 36, 22.

36, 24-25    Todos las pueden contemplar

LOS MORTALES NO PUEDEN ALCANZAR UN CONOCIMIENTO PLENO DE DIOS. "Acuérdate de engrandecer sus obras, que han cantado los hombres". Cuando en la Sagrada Escritura se habla de "hombres", alguna vez se refiere a los ángeles, otras veces a los santos. Y alguna vez al ángel se le llama hombre, como lo declara el profeta Daniel cuando dice: "Aquel hombre, Gabriel". También, al decir hombres, se significa hombres santos, como lo dice la Sabiduría en el libro de los Proverbios: "A vosotros, los hombres, grito". De Dios, pues, nos hablan los hombres cuando, bien los espíritus celestiales o los hombres santos, nos dan a conocer su poder. Con todo, su obra permanece desconocida, pues es cierto que los mismos que nos lo proclaman adoran sus juicios incomprensibles. Claro que conocen al que anuncian, pero desconocen sus obras, porque saben por la gracia quién los creó; aunque no pueden comprender los juicios que sobre ellos también Él tiene... "Todos las pueden contemplar, los hombres las ven desde lejos". El hombre, por lo mismo que ha sido creado ser racional, debe entender con la razón que el que lo ha creado es Dios. Está claro que descubrir con la razón su señorío ya es verlo; y se ha dicho "todos los hombres lo ven", se sobreentiende que cada uno lo ve de lejos. "Verlo de lejos" es, sin duda, no sólo conocerlo en imagen, sino además que se conoce únicamente por la contemplación de sus obras. GREGORIO MAGNO, Libros morales, 27, 4, 6-5, 8. 

36, 26-28    No podemos abarcarlo

DIOS SE HALLA PRESENTE EN TODO LUGAR. Anteriormente había dicho: "He aquí que Dios es soberano"; ahora otra vez dice: "He aquí que Dios es grande". ¿Qué significa que diga y repita algunas veces la palabra ecce, que en nuestro lenguaje quiere decir "mira" o "he aquí", sino que ponemos esta palabra para referirnos a lo que tenemos delante? Y puesto que Dios está presente en todas partes, cuando ese término se aplica a Él, se afirma que está presente incluso para los que no lo vean. GREGORIO MAGNO, Libros morales, 27, 4, 6-5, 8.

36, 29-30a    ¿Quién comprenderá la extensión de las nubes?

CONOCEMOS EL PODER DE DIOS. "Y si comprendes la extensión de la nube y la proporción de su tienda". Y si comprendes la proporción, la finura y la armonía de la nube, ¿quién imaginas que es el hacedor de la nube? ¿Con qué garlopa la dejaría tan lisa? ¿Con qué pintura le daría tan admirable, fino y bello color? "Ved que sobre ella extiende su arco". Llama "arco" al iris, al que algunos llaman "cinturón". Moisés lo llama "arco"; Daniel, en cambio, "iris". El primero dice: "Pongo mi arco en la nube". El segundo: "Ved que el iris y el santo bajan del cielo". Realmente, sólo contemplarlo pueden suspender de asombro al que lo mira. En efecto, de alguna manera, al lanzar los dardos su resplandor, proclama la sabiduría de Dios, pues tantos colores lo embellecen, a tanto llega su inmensidad y tanto dominio tiene sobre el círculo indescriptible de la bóveda celeste. A la vez que nos incita a nosotros a la acción de gracias a Dios, nos exhorta a gritar: "¡Que numerosas son tus obras, Señor! Todas las hiciste con sabiduría!". JULIANO DE ECLANA, Comentario al libro de Job, 36, 29-30.    

36, 30b-31     Cubre las profundidades de los mares

UNA PROFECÍA CUMPLIDA. "Y cubre las profundidades de los mares". Por las palabras de Elihú ya hemos oído que esto había de suceder, pero vemos que Dios creador ya lo ha hecho. El Dios omnipotente cubrió las profundidades del mar con sus nubes refulgentes, pues extendió la fe hasta los confines del mundo con milagros sobresalientes de los predicadores... "Con todo esto Dios gobierna a los pueblos y les da alimento abundante". Es decir, que mediante la palabra de los evangelizadores -las gotas de las nubes- y por estos rayos de los milagros, Dios juzga a los pueblos pues llama a penitencia sus corazones atemorizados. Porque al oír la doctrina celestial, mientras contemplan los milagros, en seguida se adelantan en su corazón y, afligidos por lo malo que han hecho, sienten temor de las penas eternas. GREGORIO MAGNO, Libros morales, 27, 11, 21-12, 22. 

36, 32-33    En sus manos levanta el rayo

CUMPLIMIENTO INMEDIATO DE LA ORDEN. Cuando [Dios] quiere que la lluvia descienda sobre la tierra, entonces, como [si lo hiciera] con sus manos, condensa el aire y cubre el sol de nubes. Y las palabras "irá hacia los que vienen a su encuentro" se refiere al instante en que su orden sale hacia las cosas y éstas vienen rápidamente a su encuentro. O sea, el cumplimiento sigue de inmediato a la orden dada. ISO'DAD DE MERW, Comentario al libro de Job, 36, 32. 



La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, vol. 7, pp. 239-241
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez 

1 Comentario:

Sergio, Barcelona dijo...

Pero que blog mas bonito!

Dios les bendiga, hermanas!

Publicar un comentario