Job desprecia las palabras de Bildad y reconoce la grandeza divina



1Job intervino diciendo: 2"¡Cómo has ayudado al débil!, ¡cómo has socorrido al brazo sin fuerza!
3¡Cómo has aconsejado al ignorante y le has mostrado talento en abundancia!
4¿A quién diriges tus palabras, de quién es el espíritu que sale de Ti?
5Los fantasmas tiemblan bajo el mar y todos sus habitantes.
6Desnudo está el seol ante Dios, el abismo está al descubierto.
7Él extiende el septentrión sobre el vacío, suspende la tierra sobre la nada.
8Encierra las aguas en las nubes sin que éstas revienten bajo su peso.
9Encubre la faz de su trono desplegando su nube.
10Traza un círculo en torno a las aguas en el límite de la luz y las tinieblas.
11Las columnas de los cielos se conmueven llenas de temor por su amenaza.
12Con su poder hizo una brecha en el mar y con su inteligencia quebró Rahab.
13A su brisa el cielo se serena y su mano atraviesa la Serpiente Huidiza.
14Esto es sólo lo más externo de su obra. ¡Qué débil susurro escuchamos de Él! Pero el trueno de su poder, ¿quién lo comprenderá?". (Job 26, 1-14)

26, 1-2   ¡Cómo has ayudado al débil!

YO NO DEBO SER CONDENADO. Yo no te reprocho el que hayas defendido el papel de Dios; en verdad, parece que era necesario. No obstante, tú no debías haberme condenado; de hecho es posible abogar en favor de Dios, sin permitir que Job fuera expuesto a las acusaciones. Juan Crisóstomo, Comentario al libro de Job, 26, 1-4.

26, 10   El límite de la luz y las tinieblas

EL ORDEN IMPUESTO POR DIOS. El autor afirma que Dios ha reunido las aguas que permanecían dispersas sobre la tierra desde el principio y ha dispuesto para ellas unos límites y un orden, y las ha rodeado como de un círculo para que no lo franqueen. "En el límite de la luz y las tinieblas", o sea, manda a la luz y a las tinieblas que ocupen el tiempo en buena armonía y no prevalezca una sobre la otra. Iso'dad de Merw, Comentario al libro de Job, 26, 10.

26, 13   Su mano atraviesa la Serpiente

EL SIMBOLISMO DE LA SERPIENTE HUIDIZA. Estas palabras claramente se refieren a la ya conocida serpiente que debe ser aniquilada con la muerte de Cristo. Llama a Satán serpiente huidiza y desertora para indicar su huida de la compañía de las potestades celestiales, y también porque esperaba burlar el castigo de su crimen. Efrén de Nisibi, Comentarios al libro de Job, 26, 13.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, vol. 7, p. 181-184
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario