Job corrobora su absoluta sinceridad



1Job continuó pronunciando su discurso y dijo: 2"¡Por Dios, que me niega el derecho! ¡Por el Omnipotente, que amarga mi alma!
3Mientras haya en mi algo de aliento y conserve en mis narices un hálito de Dios, 4no dirán mis labios falsedades ni mi lengua dirá mentiras.
5Lejos de mí daros la razón; hasta mi último suspiro no renunciaré a mi inocencia.
6A mi justicia me aferro y no cederé, mi corazón no me reprocha ninguno de mis días.
7Que mi enemigo tenga la suerte del impío, y la del injusto el que se levanta contra mi. (Job 27, 1-7)

27, 1-2   Job continuó pronunciando su discurso

UN PRÓLOGO A SU PRÓXIMO DISCURSO. Mientras los tres amigos permanecen silenciosos ante lo que se ha dicho, el bienaventurado Job, uniendo las palabras anteriores con lo que viene a continuación, habla de nuevo. Las palabras de antes las pronunció a manera de introdución de lo que viene luego. Olimpiodoro, Comentarios al libro de Job, 27, 1.

27, 3-4   No dirán mis labios falsedades

NO MIENTE NI DELIBERADAMENTE NI POR LIGEREZA. Lo que primero llamó maldad, al repetirlo después, lo llama mentira; pues toda mentira es maldad y toda maldad es mentira, porque ciertamente discrepa de la equidad cualquier cosa que es diferente de la verdad. Pero hay una gran diferencia entre lo que se dice y lo que por otra parte se piensa; porque muchas veces es peor pensar la mentira que expresarla; pues el hablar muchas veces viene de las prisas, mas el pensar proviene de la maldad estudiada. Y ¿quién hay que no sepa que existe una gran distancia en la culpa, cuando alguien miente por aceleramiento o por premeditación? Ahora bien, este santo varón, tratando de acercarse perfectamente a la verdad, dice que no miente por premeditación ni por apresuramiento. Gregorio Magno, Libros morales, 18, 3, 5.

27, 5-7   Lejos de mí daros la razón

LA FIRMEZA DE JOB. "Me he aferrado a mi justicia, y no la soltaré". Esto significa: Yo no me rendiré, ni cederán la perseverancia y la resolución de mi alma, sino que con paciencia y coraje soportaré mi desgracia. Efrén de Nisibi, Comentario al libro de Job, 27, 6



La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, vol. 7, p. 185-186
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

2 Comentarios:

Miguel de la Torre Padilla dijo...

Paso por tu blog y es un honor el estar leyendo tanta historia Sagrada, esto hace Evangelio y trasmite grandes sensaciones, desde Jaén un saludo y un muy feliz Adviento

Marta y María, contemplativos en el mundo dijo...

Gracias Miguel, bellisímo tu blog "Ecos del Santo Reino". Que en Adviento unidos a nuestra Madre Inmaculada preparemos nuestros corazones para recibir con pureza y humildad la venida del Niño Dios

Publicar un comentario