Elifaz exhorta a Job a reconciliarse con Dios



21"Reconcíliate con Dios y vive en paz con Él; y así conseguirás muchos bienes.
22Recibe de su boca la Ley y pon sus palabras en tu corazón.
23Si te vuelves al Omnipotente, serás restablecido, y alejarás de tu tienda la iniquidad; 24estimarás el oro como el polvo, el oro de Ofir como guijarros del torrente; 25será el Omnipotente tu metal precioso y tu plata más valorada.
26En el Omnipotente tendrás tu delicias, hacia Dios levantarás tu rostro.
27Le suplicarás y Él te escuchará, y así podrás cumplir tus votos.
28Lo que decidas te saldrá bien, en tu camino brillará la luz.
29Porque Él humilla al que habla con soberbia y salva al que baja los ojos.
30Él libra al inocente; por la pureza de tus manos te librará". (Job 22, 21-30)

22, 21-25   Reconcíliate con Dios y vive en paz

EL SUFRIMIENTO DE LAS ADVERSIDADES NOS PURIFICA. ¿Qué significa: "buscaban una acusación contra mí"? En otra edición encontré, en vez de esto: "una confesión". Quizás diga, más bien: "Confiesa tus pecados; recibe de la boca de Dios su apoyo junto con la confesión; recibe sus palabras en tu corazón". Estas cosas las dijo Elifaz amonestando, al parecer, a Job. Sin embargo, Elifaz pronuncia aquí una enseñanza saludable. Él piensa realamente que [Job] padece estas cosas por sus pecados, pero también que él quiere purificarse a través de la paciencia en su padecimiento y ser purificado, lo mismo que el oro en el crisol, se mostrará libre de todo elemento extraño, pues dice: Y tú, si soportas las cosas que te sucedan, "Dios te hará puro como el oro purificado por el fuego". Orígenes, Homilías sobre Job, 16, 61, 69.

EL PODER DEL ARREPENTIMIENTO. Esto significa que recuperaréis vuestro estado primitivo, y Dios os ayudará, mientras antes parecía que había descuidado por completo vuestra salvación, como si hubiera estado ausente. Efrén de Nisibi, Comentario al libro de Job, 22, 23.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, vol. 7, p. 169-170
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario