juicio por la idolatría


7Su tierra está repleta de oro y plata, y sus tesoros son incalculables; su tierra está repleta de caballos, y sus carros son incalculables. 8Pero su tierra está repleta de ídolos, se postran ante la obra de sus manos, ante la hechura de sus dedos.
9El hombre será doblegado, el varón será humillado. Tú no los perdones. 10Métete en las rocas, ocúltate en el suelo ante la presencia aterradora del Señor y el resplandor de su majestad.
11Los ojos arrogantes del hombre será humillados, la altanería humana doblegada, y aquel día será exaltado sólo el Señor. 12Porque hay un día del Señor de los ejércitos que está sobre todo arrogante y altanero, y sobre todo el que se ensalza, para humillarlo, 13sobre todos los cedros del Líbano, altos y excelsos, sobre todas las encinas de Basán, 14sobre todas las altas montañas, sobre todas las colinas elevadas, 15sobre toda torre prominente, sobre todo muro fortificado, 16sobre todas las naves de Tarsis, y sobre todas las embarcaciones lujosas.
17La arrogancia del hombre será doblegada, la altanería humana, humillada. Aquel día será exaltado sólo el Señor, 18y los ídolos desaparecerán del todo. 19Se meterán en las grietas de las rocas, y en los agujeros del suelo, ante la presencia aterradora del Señor y el resplandor de su majestad, cuando Él se levante para atemorizar la tierra.
20Aquel día el hombre arrojará los ídolos de plata y los ídolos de oro, que se había fabricado para postrarse, a los topos, y a los ratones, 21y se meterá en las grietas de las rocas, y en las hendiduras de las peñas, ante la presencia aterradora del Señor y el resplandor de su majestad, cuando Él se levante para atemorizar la tierra.
22Vosotros, apartaos del hombre, que tiene el aliento de vida en su nariz, pues ¿qué estimación merece? (Isaías 2, 7-22).

2, 7-8   Tu tierra está repleta de ídolos

ABUSO DE POSESIONES. Alguien podrá preguntar ¿qué mal hay en tener dinero, poseer caballos, sobre todo en una época en la que la filosofía no era lo principal? ¿Que podemos responder nosotros? Que el profeta no criticaba el uso, sino la voluntad de no usar esos bienes como se debe. Así, cuando afirma: "¡Ay de los poderosos!", no condena el poder, sino a los que hacen mal uso de él; y lo mismo sucede aquí: no condena el tener dinero, sino el acumular con avaricia. Juan Crisóstomo, Comentario a Isaías, 2, 7.

2, 19   La presencia aterradora del Señor

EL CREADOR PUEDE SER CONOCIDO. Al Creador se le debe también un reconocimiento natural comprendiéndolo a partir de sus obras y a partir de ellas buscando un conocimiento más pleno. A Él le pertenece, por tanto, castigar a los que ignoran a Dios, pues no es lícito ignorarlo. El hecho de que (Pablo) diga: "Lejos del rostro del Señor y de la gloria de su poder", sirviéndose de las palabras de Isaías para el mismo motivo, indica al mismo Señor que "se levanta para destruir la tierra". Tertuliano, Contra Marción, 5, 16, 3.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, vol. 12, p. 71-72
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario