Job se siente humillado


1"Mi espíritu se agota, mis días se me escapan, sólo me queda el sepulcro. 
2¿No estoy rodeado de burlas y entre amarguras descansan mis ojos?
3Deposita mi fianza junto a Ti, porque ¿quién, si no, me estrechará la mano?
4Tú has cerrado su corazón al entendimiento, por eso no les dejes triunfar.
5Como el que anuncia a sus amigos un reparto mientras los ojos de sus hijos se consumen, 6me ha hecho hablilla de la gente; he llegado a ser como un salivazo en el rostro.
7Se han apagado mis ojos de tristeza y mis miembros se diluyen como sombra.
8Los rectos se asombran al verlo, el inocente se indigna contra el impío, 9pero el justo se aferra a su camino y el de manos puras aumenta su coraje.
10En cambio, vosotros, todos, volved y acercaos, que no encontraré un sólo sabio entre vosotros.
11Mis días pasan, se desvanecen mis proyectos, todos los deseos de mi corazón 12pretenden hacer de la noche día, y luz inminente de la tiniebla.
13¿He de seguir esperando? El seol es mi morada y en las tinieblas he extendido mi lecho.
14A la fosa grito: "¡Tú eres mi padre!, y a los gusanos: "¡sois mi madre y mis hermanos!".
15¿Dónde está, pues, mi esperanza? Y mi felicidad ¿quién podrá vislumbrarla?
16Descenderán conmigo hasta el seol, nos hundiremos juntos en el polvo" (Job 17, 1-16). 

17, 1-2   Mi espíritu se agota

DOLOR FÍSICO Y ESPIRITUAL. "Se me ha agotado el aliento" en medio de la amargura y el dolor, porque mis úlceras me torturan, o también porque mis amigos están dispuestos a desfogarse contra su amigo. Efrén de Nisibi, Comentarios al libro de Job, 17, 1-2. 

17, 8-9   Como un salivazo en el rostro

LA NOTICIA DE UN HORROR QUE HACE CUBRIRNOS EL ROSTRO. "Me ha hecho hablilla de la gente", por el estupor producido por todo lo que me ha sucedido. Y la expresión: "Una sombra recubre mis párpados" significa que quien comprenda mis horribles desgracias se tapará la cara. Esto se dice por analogía con el hecho de que, cuando uno ve una cosa horrible, se lleva la mano a la frente y se tapa los ojos. Iso'dad de Merw, Comentario al libro de Job, 17, 6.

17, 8-9   El justo se aferra a su camino

UNA LLAMADA A UN NUEVO JUICIO. "Yo no puedo decir ni siquiera lo que es común a todos los que sufren: que soy compadecido. Por el contrario, soy la burla de los insensatos, los justos quedan consternados ante mí". "Que el justo tome su camino"... "¿Cómo, dice Job, puede el hombre fiel mantenerse en su camino en el futuro? ¿Cómo el hombre puro tendrá coraje, cuando los acontecimientos se han producido de esta forma contra toda esperanza? Que nadie ocupe mis cosas. ¿Cómo pueden otros permanecer en el camino de la virtud? Así es que os llamo otra vez a juicio". Juan Crisóstomo, Comentario al libro de Job, 17, 8a-9b.

17, 16   Nos hundimos juntos en el polvo

LOS BIENES MATERIALES RESULTAN INÚTILES. ¿Por qué edificamos palacios? ¿Por qué nos preocupamos de los doseles de las camas y de las diferentes vestiduras? ¿Por qué añadimos campo al campo, asfixiamos al indigente y golpeamos al pobre? ¿Por qué pretendemos acrecentar las riquezas que no son nuestras? ¿Por qué no permitimos a nuestros oídos escuchar las razones verdaderas? ¿Por qué no creemos la orden del Juez y no hacemos caso de lo que dijo: "No amontonéis tesoros en la tierra, donde la polilla y la herrumbre los corroen y donde los ladrones socavan y roban. Amontonad en cambio tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni la herrumbre corroen, y donde los ladrones no socavan ni roban"? En verdad, los ángeles guardan nuestros tesoros, y sobre todo el Señor de los ángeles. Hesiquio de Jerusalén, Homilías sobre Job, 20, 17, 16.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, vol. 7, p. 138-142
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario