Job reprende la inclemencia de sus amigos


1Job intervino diciendo: 2"He oído muchas cosas como éstas. ¡Consoladores funestos sois vosotros!
3¿Habrá fin para estas palabras huecas? ¿Qué te incita a contestarme?
4También yo podría hablar como vosotros si estuvierais vosotros en mi lugar; escogería palabras contra vosotros, meneando la cabeza por vosotros; 5os confortaría con mi boca y no pararía el movimiento de mis labios.
6En cambio yo, si hablo, no se calma mi dolor; y si callo, ¿se apartará de mí?" (Job 16, 1-6).

16, 1-2   ¡Consoladores funestos sois vosotros!

PERVERSOS CONSEJEROS. Vosotros sois "consoladores", pero perversos. No hay un único consuelo para el bien, sino todos para el mal. Enseñáis, aconsejáis y proponéis, mas no cómo hay que evitar las pruebas, sino cómo nuevas pruebas se obtienen de la desgracia. Enseñáis no cómo hay que calmar la tempestad, sino cómo hacer surgir de la paz las agitaciones dañosas. Hesiquio de Jerusalén, Homilías sobre Job, 19, 16, 2b.

JUICIOS SUPERFICIALES. Cuando Elifaz terminó de hablar de esta manera, como si de algo extraordinario se tratase, presentando sus palabras como un discurso de época antigua y dando a su relato un carácter divino, Job dijo: "De ninguna manera esto es nuevo, pero ya que habláis con ligereza y comentáis lo que se os ocurre sin medir el alcance de vuestras palabras, no os enfadéis conmigo cuando os digo lo que guardo en mi corazón". Juan Crisóstomo, Comentario al libro de Job, 16, 1-2. 

16, 3-4   También yo podría hablar como vosotros

LOS SUFRIMIENTOS DE OTROS. [Job] dijo estas cosas en forma de interrogación y no para buscar polémica. Es decir, ¿"realmente escogería palabras contra vosotros"?, o ¿"realmente menearía la cabeza por vosotros"? ¡Jamás! Porque los justos deben asumir los sufrimientos ajenos y no pisotear ni insistir maliciosamente, como vosotros hacéis en lo que se refiere a mis pruebas. Hesiquio de Jerusalén, Homilías sobre Job, 19, 16, 4c-d. 

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, vol. 7, p. 134-135
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario