la vida humana es frágil y breve


1"Un hombre nacido de mujer, corto de días, harto de tormentos, 2brota como flor y se marchita, y huye como sombra sin pararse.
3¿En un ser así pones tus ojos y lo conduces a juicio frente a ti?
4¿Quién podrá encontrar pureza en lo impuro? Nadie
5¿Si sus días están fijados y el número de sus meses depende de ti, si Tú marcas el límite que no puede traspasar, 6aparta de él tus ojos y déjale, hasta que cumpla, como jornalero, su jornada" (Job 14, 1-6).

14, 1-2   El hombre nacido de mujer

SITUACIÓN DE LA HUMANIDAD TRAS LA CAÍDA. "El hombre nacido de mujer es corto de días", porque se le ha ordenado volver a la tierra. En cuanto "harto de tormentos", [Job piensa] en el momento en el que el hombre recibió la orden de cumplir el mandato, pero quebranta ese mandato. Entonces, "brota como flor y se marchita y huye como sombra sin pararse"; floreció en el paraíso hasta el punto de imponer el nombre a todos los animales. Sin embargo, "huye sin pararse" cuando fue tentado con el engaño del dragón. Entonces, [el hombre] "huyó como una sombra", pues al encontrarse desnudo se ocultó lejos de Dios y se escondió debajo de un árbol del paraíso. Cuando Dios lo llamó: "Adán, ¿dónde estás?", no salió... Así pues, nuestra esperanza fue destruida, y como había sido arrojado fuera del paraíso, el hombre fue despojado de sus bienes y pereció por completo, porque de un solo golpe fue condenado como perverso, sin dejarnos a nosotros ninguna esperanza de juicio. En efecto, cuando existe esperanza de juicio también la hay de victoria. Hesiquio de Jerusalén, Homilías sobre Job, 16, 14, 1-2.

14, 3   Lo conduces a juicio

UNA EVALUACIÓN DEL PODER DE DIOS Y DE LA FRAGILIDAD HUMANA. Más arriba, Job ha considerado el poder de Dios todopoderoso y la propia debilidad; ha traído ante sus ojos a Dios y así mismo; ha pensado en quién y ante quién comparece para ser juzgado. Por un lado ha visto al hombre y por otro al Creador, es decir, al polvo y a Dios, y rectamente ha dicho: "¿En un ser así pones tus ojos?". Para Dios todopoderoso "poner los ojos en alguien" significa declarar el juicio y ver a quién castigar. Es como si tuviese los ojos cerrados cuando no quiere ver a quién castigar. De ahí que, en seguida, sobre el mismo juicio, añada: "¿Y lo conduces a juicio frente a ti?". Como a contemplado a Dios que viene a juzgar, considera de nuevo su propia debilidad. Ve que, por sí mismo, no puede quedar limpio él, que para poder existir ha salido de la inmundicia. Gregorio Magno, Libros morales, 11, 51, 69.

14, 4-5   ¿Pureza en lo impuro?

IMPUREZA Y MISERIA. ¿Ves cómo otra vez Job se refugia en la condición de la naturalea humana? "Porque no es posible -dice él- ser puro", "no sólo por la fragilidad y la brevedad de la vida, ni sólo por el desaliento que abunda en la vida humana, sino sobre todo porque no es posible ser puro; apártate de mí, dice, para que pueda disfrutar de paz y me goce con mi vida como un obrero. Otra vez se refiere a lo que es efímero, penoso, miserable causante de fatiga; haz, Señor, que el que se atormenta por sus trabajos y sufre pueda estar en paz. Y a continuación manifiesta que el hombre es más desdichado que todos los demás seres: más infeliz que los árboles, los ríos y el mar. Juan Crisóstomo, Comentario al libro de Job, 14, 4-6.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, vol. 7, p. 122-123
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario