Job ironiza la sabiduría de sus amigos


1Entonces intervino Job diciendo: 2"Realmente vosotros sois la esencia del pueblo, con vosotros se acaba la sabiduría.
3Pero también yo tengo inteligencia como vosotros, no soy más simple que vosotros; y ¿quién no conoce estos razonamientos?
4Soy la burla de los amigos, yo que clamo a Dios para ser escuchado; yo, el justo y honrado, soy la burla.
5¡Ante la desgracia, desprecio! -opinan los satisfechos-, y ¡un golpe a los pies vacilantes!
6En paz están las cuevas de los salteadores y bien seguros los que irritan a Dios, los que llevan a Dios en su mano (Job 12, 1-6).

12, 1   Sois la esencia del pueblo

NI RASTRO DE SABIDURÍA. Job habla admirablemente. En lugar de decir con brevedad: "Vosotros no sabéis ser hombres", les interroga y les pregunta: ¿También vosotros sois hombres? ¿Y con vosotros va a terminar la sabiduría? Es decir, ¿el honor de los seres razonables se encuentra en verdad intacto en vosotros? ¿Conocéis los pensamientos que Dios forma respecto  de los justos y de los pecadores? Sin duda, conviene que los hombres conozcan estas cosas. Debéis saber que Dios prueba a los justos y tiene paciencia con los pecadores. Por eso unos están en la abundancia y los otros en la penuria, pues para unos será causa de conversión la larga paciencia, mientras que a otros el combate les dará la ocasión de ser coronados con la victoria. Si conocierais estas cosas no condenaríais más al justo que se encuentra en medio de la prueba, y no estimaríais como justo al pecador que nada en abundancia. Hesiquio de Jerusalén, Homilías sobre Job, 12, 2.

12, 3   Yo tengo inteligencia como vosotros

ABSOLUTA VANIDAD. Quiere decir: ¿Es que sólo vosotros sois los sabios y pensáis que después de vosotros ya no existirá ninguno más? Felipe el presbítero, Comentarios al libro de Job, 12.

12, 4-5   Soy la burla de los amigos

UN HOMBRE INOCENTE EN MANOS DE DIOS. "¿Acaso, porque he caído en la desgracia -dice Job- he perdido al mismo tiempo el juicio?" Él se llama justo a sí mismo en este pasaje, no porque se presente a sí mismo como testimonio de la virtud perfecta, sino porque no ha obrado injustamente contra nadie, porque nadie de los otros puede hacerle reproches. "Y mis casas serán saqueadas por hombres sin ley". Era preciso que así sucediera, pues así había sido ordenado desde lo alto. "Sin embargo -dice Job- no penséis que estos males se acaban conmigo, pues si yo sufro de esta forma sin haber cometido ninguna injusticia, con más razón el malvado también sufrirá. Juan Crisóstomo, Comentario al libro de Job, 12, 2-5.

12, 6   Los que irritan a Dios

ACUSACIÓN CONTRA LA JUSTICIA DE DIOS. Como la sutileza de toda vuestra conjetura tiende a que ponderéis los méritos a partir de la prosperidad o de la adversidad, queréis mostrar que yo soy culpable y vosotros justos pues ningún viento contrario sopla contra vosotros. Eso es una manifiesta recriminación a la justicia de Dios, o incluso inculpar su paciencia. "Abundan las cuevas [de los salteadores]": a los que antes había llamado ricos, ahora los acusa de corrupción con el nombre de salteadores. Juliano de Eclana, Explicación del libro de Job, 12, 6.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, vol. 7, p. 109-110
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario