Job se siente desamparado del poder de Dios


1Entonces intervino diciendo: 2"En verdad sé que es así. ¿Cómo podrá el hombre ser justo ante Dios?
3Si alguien quiere disputar con Él, no podrá responder ni una sóla vez entre mil.
4Es sabio de corazón y robusto. ¿Quién le ha desafiado y ha salido impune?
5Desplaza los montes sin que se den cuenta y los zarandea cuando se enfurece.
6Hace temblar la tierra de su sitio, y que se tambaleen sus pilares.
7Manda el sol y no despunta, y encierra las estrellas bajo sello.
8Él extiende los cielos por sí solo y camina por las olas de los mares.
9Él ha hecho la Osa y el Orión, las Pléyades y las Cámaras del Sur.
10Hace obras grandiosas e insondables, maravillas que no se pueden contar.
11Si pasa junto a mí, no lo veo, si me roza no me entero.
12Si se hace con una presa, ¿quién podrá impedirlo? ¿Quién podrá decirle: "Qué estás haciendo"?
13Dios no reprime su cólera, ante Él se humillan los aliados de Rahab" (Job 9, 1-13). 

9, 3-4   ¿Quién le ha desafiado?

EL MISTERIO DE LA SALVACIÓN. "Él es sabio en su pensamiento, poderoso y grande", y justamente; en su sabiduría hace beneficios innumerables. Si no lo crees, hombre, ¡ea! sigamos nuestro razonamiento. Si dice mil palabras, no podemos responder a una sola. Presta atención a las palabras de la sabiduría, pues el justo Bildad había dicho: "El justo será dichoso". "¿Qué justo?", pregunta Job: "¿Dónde podrá encontrarse uno que sea justo ante Dios?". "Ni una de sus mil palabras". Esto es lo que también dijo el profeta: "Ningún viviente será encontrado justo ante ti", y de nuevo: "Si miras los pecados, Señor, Señor, ¿quién se mantedrá en pie?;... Dios creó la naturaleza humana, ¿por qué? Solo por bondad, y lo demás, el resto de la creación también; Él creó el universo para el hombre, y todas las demás cosas en atención al hombre y para el hombre; le dio un mandamiento, pero le desobedeció; y de nuevo le dio una ley y el hombre desobedeció; y envió a su Hijo y de nuevo el hombre desobedeció; le dio de nuevo la posibilidad de arrepentirse y desobedeció; en fin, le amenazó con las penas del infierno, y el hombre desobedeció; y aún quiso salvarlo. ¿Quieres que preguntemos al mismo Pablo? Escucha lo que él mismo dice: "Pero conseguí la misericordia de Dios, porque en mi ignorancia obré con incredulidad". Posteriormente, es decir, después de haber sido llamado, Pablo dio testimonio de cuán grande fue el amor y la providencia que tuvo la suerte de disfrutar. Juan Crisóstomo, Comentario al libro de Job, 9, 4a.

9, 7   Manda al sol

EVIDENCIA DEL PODER DE DIOS. Aquí el autor habla de lo que aconteció en Egipto durante tres días, o de lo que sucede con las estrellas que se ocultan, o de lo que ocurrió al comienzo, que Dios guardaba la luz junto a Él, como en un bolso. El intérprete afirma: Lo que pretende el autor no es que las cosas existan, sino que, si Dios lo quiere, las cosas existirán sin lugar a dudas. Iso'dad de Merw, Comentario al libro de Job, 9, 7.

9, 8-9   Él extiende los cielos

LOS CIELOS Y EL MAR. ¿Qué se designa con el término "cielos" sino esta misma vida celeste de los predicadores? De ellos se dice por el Salmista: "Los cielos proclaman la gloria de Dios". A los mismos se les llama cielos y sol: "cielos" porque protegen con su intercesión; "sol" porque manifiestan la fuerza de la luz con la predicación. Cuando fue sacudida la tierra, se extendieron los cielos ya que cuando Judea se lanzó a la violencia de la persecución, el Señor dilató la vida de los apóstoles en el conocimiento de todas las naciones. Y mientras aquélla se dispersaba cautiva por juicio divino, éstos por gracia se extendían con honor por todas partes... ¿Qué se designa con el término "mar" sino la amargura de este mundo que mata con furia a los buenos? De él se dice por el salmista: "Reúnes como en un odre las aguas del mar". El Señor reune las aguas del mar como en un odre cuando, disponiendo todas las cosas con admirable moderación, frena las amenazas carnales encerradas en su corazones. El Señor camina sobre las olas del mar, porque cuando se desatan las tormentas de la persecución, se disipan por el estupor de sus milagros. Él mitiga la hinchazón de la insensatez humana, pisotea las olas que se elevan en su altura. Gregorio Magno, Libros morales, 9, 9, 10-10, 11.

9, 11-13   ¿Quién podrá decirle: "Qué estás haciendo"?

LAS OBRAS DE DIOS. El género humano, excluido de los gozos interiores por culpa del pecado, perdió los ojos de la mente y no sabe por dónde caminan los pasos de sus méritos. Con frecuencia es un don de la gracia lo que el juzga como ira, y es ira del juicio divino lo que él considera gracia. Muchas veces piensa que son una gracia los dones de las virtudes y, sin embargo, engreído por esos mismos dones, se precipita. Otras veces teme como si fueran ira las adversidades de las tentaciones y, sin embargo, atrapado por esas mismas tentaciones se pone a custodiar las virtudes con mayor cautela. ¿Quién no cree estar cerca de Dios cuando se ve acrecentado en dones celestes, o cuando recibe el don de la profecía o el de enseñar la doctrina, o cuando es capaz de ejercer el don de la curación? Y, sin embargo, con frecuencia el alma, sintiéndose resuelta por seguridad de su virtud, recibe el ataque del adversario y es atravesada por el dardo de un pecado insospechado, alejándose para siempre de Dios, ahí donde en otro tiempo se había acercado a Él sin la cautela de la vigilancia... Las acciones del Creador, siempre indiscutibles, se deben venerar porque no pueden ser injustas. Pedir razón de su oculto designio no es sino ensoberbecerse contra su designio. Cuando no se conprende el motivo de una acción, queda callar con humildad, sometiéndose a sus obras, pues el conocimiento carnal no puede penetrar en los secretos de la divina Majestad. Por eso, quien no alcanzara a ver el motivo en las acciones de Dios y lo hace cayendo en la cuenta de su debilidad, ve el motivo de por qué no ve. Gregorio Magno, Libros morales, 9, 13, 20-15, 22.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, vol. 7, p. 89-92
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario