el necio fracasa


1Llama, pues. ¿Habrá quien te responda? ¿A quién de los santos recurrirás? 
2Porque la irritación mata al necio y el furor hace morir al insensato. 
3Yo mismo he visto al necio echar raíces y he maldecido de inmediato su mansión.
4Sus hijos estarán lejos de salvarse, marginados en la plaza, sin defensor; 5sus cosechas las devorarán los hambrientos arrancándolas hasta los espinos, y los sedientos se beberán su fortuna.
6Pues no nace del polvo la maldad ni brota del suelo la desgracia.
7Es el hombre quien ha nacido para provocar desgracias como las chispas para ir hacia arriba (Job 5, 1-7).

5, 1   ¿Habrá quien te responda?

LA EXCELENCIA DE DIOS. Con estas palabras Elifaz manifiesta también la supremacía de Dios. Puesto que era natural que Job analizara todo lo relativo a su situación con reflexiones personales, mira lo que dice Elfaz: "No me hables así; grande es Dios; él hace muchas cosas que nosotros no entendemos; todo lo nuestro es sumamente insignificante... de forma que todo lo que Él hace, lo hace bien. Juan Crisóstomo, Comentario al libro de Job, 5, 2.

5, 2   La irritación mata al necio

LA CÓLERA DE DIOS. Pero el sabio examina todo esto con cuidado, mientras que el necio no ve nada en ello: o (se dice) que Dios destruye en su cólera al insensato, que el celo de Dios hace morir al descaminado, es decir, la cólera divina hace desaparecer a los insensatos; a mí me parece que Elifaz quiere decir a los pecadores. "El enojo -dice- mata al insensato", de suerte que de ningún modo [mata] al sensato, pues en este caso no se da la cólera [de Dios]. Juan Crisóstomo, Comentario al libro de Job, 5, 2.

5, 3   He visto al necio echar raíces

LA DESTRUCCIÓN DE LOS PECADORES NO ES INMEDIATA. Obseva cómo le rectifica de antemano: "No me digas que también ellos en muchos casos tuvieron hijos, sí, pero no durante largo tiempo". Puesto que era normal que uno dijera: "Si Job era pecador, ¿cómo es que disfrutó de bienes tan grandes? "Si, -dice Elifaz-, yo he visto a insensatos echar raíces". ¿Ves cómo llama pecadores a los insensatos? Y en verdad, es propio del plan de Dios no hacer perecer a los pecadores enseguida, sino concederles un plazo de arrepentimiento, de forma que para los hombres el bien no sea algo obligado. Juan Crisóstomo, Comentario al libro de Job, 5, 3.

5, 4-5   Sus cosechas las devoran los hambrientos

LA VERDADERA PUERTA. Hijos de este pueblo necio son todos los engendrados a partir de una pérfida predicación. Están lejos de la salvación, porque, aunque reciben una vida temporal sin aflicción, luego son heridos más gravemente con castigo eterno, tal como dice el Señor de los hijos de ese pueblo: "¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas que recorréis mar y tierra para ganar un prosélito y cuando lo lográis, hacéis de él un hijo de la gehenna el doble que vosotros!". Y sigue: "Serán triturados ante la puerta y no habrá quien los aparte". ¿A quién designa la puerta sino al Mediador entre Dios y los hombres, que dijo: "Yo soy la puerta, el que entre por mí se salvará"? Los hijos de este pueblo necio salen fuera de la puerta y son triturados ante ella. Gregorio Magno, Libros morales, 6, 3, 4.

5, 6-7   Es el hombre quien provoca desgracias

SIMBOLISMO DE LA TIERRA Y EL PÁJARO. Por estas dos especies, "el polvo" y "las aves", el autor designa todos los seres silenciosos inanimados y mudos, privados de palabra, para decir que ellos precisamente no cometen la iniquidad y que por ello viven en la tierra sin dolores y aflicciones; en cambio, el hombre, que está dotado de razón  y peca usando su libertad, nace y crece en penas y dolores por razón de su naturaleza. Iso'dad de Merw, Comentario al libro de Job, 5, 6-7.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, Vol. 7,  p. 64-65
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario