Simeón y Leví


5"Simeón y Leví son hermanos;
instrumentos de violencia sus cuchillos.
6¡Que no me una yo a sus decisiones
ni asista a sus asambleas!;
porque, en su cólera, asesinaron hombres
y, por su capricho, desjarretaron toros.
7Maldita sea su cólera, porque es violenta;
y su furor, porque es cruel.
Los reapartiré entre Jacob;
los dispersaré por Israel" (Génesis 49, 5-7).

49, 5   Instrumentos de violencia

También estas son figuras de Satán y de la muerte. Del mismo modo que éstos, con su ira, destruyeron la ciudad y por medio de su codicia saquearon sus propiedades, así también Satán, con su envidia asesinó secretamente al mundo, igual que éstos habían asesinado abiertamente a los hijos de Siquem... Pero la buena nueva de nuestro Señor resucitó a los muertos que el pecado había asesinado secretamente, y la promesa bendita del Hijo resucitó a los muertos sobre los que había caído la tirana muerte. Efrén de Nisibi, Comentario sobre el Génesis, 43, 3.

49, 6-7   Maldita sea su cólera, porque es violenta

Lee el Evangelio y hallarás lo que está escrito, a saber, que los escribas procedían de la tribu de Simeón, mientras que los sumos sacerdotes eran de la tribu de Leví. Como quiera, pues, que Cristo fue entregado por consejo y decisión de éstos, y ejecutado bajo su poder, el profeta lo vio anticipadamente, y exclama: "¡Que no asista mi alma a su asamblea!". Habla de la asamblea en que deliberaron buscando un pretexto de acusación contra Jesús para "apoderarse de él con engaño y darle muerte", tal como dice también Isaías: "¡Ay de su alma!, pues en su deliberación resolvieron contra ellos mismos, al decir: Amarremos al justo, porque no es incómodo". Hipólito, Sobre las bendiciones de Isaac y Jacob, 14.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, Tomo 2,  p. 428-430
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario