Se halla la copa en el saco de Benjamín


1José dio la siguiente orden a su mayodormo: "Llena de víveres los sacos de estos hombres, tanto como quepan, y pon el dinero de cada uno en la boca de su saco. 2Además colocarás mi copa, la de plata, en la boca del saco del pequeño, junto con el dinero de su compra". Él cumplió tal cual la orden de José. 3Al amanecer se despidieron los hombres con sus asnos. 4Éstos salieron de la ciudad y aún no estaban lejos cuando José dijo a su mallordomo: "Ponte en camino y persigue a esos hombres; cuando les alcances diles: "¿Por qué habéis pagado mal por bien? 5¿No es esta copa donde bebe mi señor y con la que hace adivinaciones? Está muy mal lo que habéis hecho".
   6Los alcanzó y les dijo estas mismas palabras. 7Ellos le respondieron: "¿Por qué habla mi señor de este modo? Lejos de tus siervos hacer tal cosa. 8El dinero que encontramos en la boca de nuestros sacos te lo trajimos desde el país de Canaán. ¿Cómo íbamos a robar plata ni oro de la casa de tu señor? 9Aquel de tus siervos a quienes se le encuentre, que muera, e incluso nosotros quedaremos como esclavos de mi señor". 10Él les dijo: "De acuerdo, sea como decís; a quien se le encuentre quedará como mi esclavo, los demás quedaréis libres". 11Dándose prisa cada uno bajó su saco a tierra, y lo abrió. 12Él lo registró comenzando por el mayor y acabando por el pequeño, y encontró la copa en el saco de Benjamín. 13Entonces se rasgaron las vestiduras y, cargando cada uno su asno, volvieron a la ciudad.
   14Entró Judá con sus hermanos a casa de José, quien todavía estaba allí, y cayeron ante él rostro en tierra.
15Les dijo José: "¿Qué acción habéis cometido? ¿No sabíais que un hombre como yo puede adivinar? 16Respondió Judá: "¿Qué podemos exponer a mi señor? ¿Qué alegaremos y cómo nos vamos a justificar? Dios a descubierto la falta de tus siervos; aquí estamos como esclavos de mi señor, tanto nosotros como aquel en cuyo poder se ha encontrado la copa". 17Repuso José: "Lejos de mí tal acción; aquel en cuyo poder se ha encontrado la copa, ése será mi esclavo; los demás id en paz a donde está vuestro padre". (Génesis 43, 1-17).

44, 2   Mi copa, la de plata

La copa de plata fue colocada sólo es su saco. Benjamín ignoraba esto. Así también Pablo estaba en el error, pero fue llamado. Por la mañana uno fue enviado tras él, pues la noche estaba avanzada y se acercaba el día de la fe. Ambrosio, Sobre José, 11, 61.

44, 12   Encontró la copa en el saco de Benjamín

Los hermanos no sabían qué decir. Era imposible no acusar a Benjamín porque la copa había salido de su saco, pero el dinero que había salido dos veces de sus equipajes no les permitía acusarlo. Entonces, confundidos por lo que había ocurrido, rasgaron sus vestiduras y se volvieron llorando, dirigiéndose a la casa de la que habían salido regocijándose. Efrén de Nisibi, Comentario sobre el Génesis, 38, 3.

44, 16   Dios ha descubierto la falta de tus siervos

Dijo Judá: "Ante Dios, los pecados de tus siervos han sido descubiertos". No éste [de la copa] sino aquel por el que "hemos sido pagados con esto". "Todos nosotros nos convertimos en esclavos de nuestro señor, y no sólo aquel en cuyo equipaje ha sido encontrado el dinero". Y José dijo: "Muy lejos está de los justos egipcios hacer esto". Estos hombres, debido a su gran virtud, ni siquiera comen pan con los hebreos para no quedar impurificados por ello: ¿Cómo haremos eso que es [tan] ajeno a nuestro recto modo de obrar? La justicia, que nos impide pecar contra quien no ha pecado contra nosotros, nos obliga a buscar satisfacción de aquel que nos ha ofendido. "El hombre en cuyo poder se ha encontrado la copa se quedará [aquí] y servirá como esclavo. [Eso] le será más provechoso que la libertad, pues esta última esclavitud que le librará del delito de hurto le servirá más que esa primera libertad que le esclavizó con el hurto. Efrén de Nisibi, Comentario sobre el Génesis, 38, 4.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, Tomo 2,  p. 387-390
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario