José interpreta los sueños de faraón


25José respondió al faraón: "El sueño del faraón es solamente uno: Dios comunica al faraón lo que va ha hacer. 26Las siete vacas hermosas son siete años y las siete espigas lozanas son siete años; el sueño es solamente uno. 27Las siete vacas flacas y macilentas que salen detrás de aquellas son siete años, y las siete espigas delgadas y abrasadas por el solano serán siete años de hambre. 28Es lo que he dicho al faraón: Dios ha revelado al faraón lo que va ha hacer. 29Van a venir siete años prósperos en todo el país de Egipto; 30después sobrevendrán siete años de hambre que harán olvidar la abundancia en el país de Egipto, pues el hambre consumirá la tierra; 31no se reconocerá la abundancia en la tierra a causa del hambre que la seguirá, porque será terrible. 32Y en cuanto a que el sueño se haya repetido al faraón dos veces, significa que la decisión es firme departe de Dios, y Dios se apresura a realizarla. 33Ahora, pues, que el faraón se fije en alguien inteligente y sabio, y lo ponga al frente del país de Egipto. 34Proceda el faraón a nombrar inspectores sobre el país, y cobre la quinta parte al país de Egipto durante los siete años de abundancia. 35Que recogan el alimento de los años prósperos que van a venir, almacenen grano y alimento en las ciudades bajo la autoridad del faraón, y lo guarden. 36Así el país tendrá alimento de reserva para los siete años de hambre que va a haber en el país de Egipto, y el país no perecerá de hambre. (Génesis 41, 25-36).

41, 26   El sueño es solamente uno

Considero que este sueño no se ha revelado a uno o dos, sino que se ha dado a conocer a todos porque los siete años de este mundo, ricos y abundantes en bienes materiales, serán absorvidos por los siglos futuros. En ellos existirá el reposo eterno y la observancia de la ley espiritual, que aquella tribu de Efraím debe mantener dando muchos frutos al Dios de los padres, como una excelente vaca por la abundancia de leche espiritual y de gracia, no por la abultada ubre del cuerpo. Sobre su bella cabeza dice Dios que descansará, como está escrito: "Efraím, vaca domada que ama la victoria. Yo pasaré [el yugo] sobre la belleza de su cabeza". Por lo tanto, no debe ungir nuestra cabeza el aceite del pecador, ni nos debemos alegrar con falsos frutos, para que no se pueda decir de nosotros: "Habéis arado impiedad y habéis recogido iniquidad. Has comido un falso fruto, porque pusiste tu confianza en tus carros". Tampoco me preocupa el que haya espigas sin grano zarandeadas por el viento, porque también David era mejor cuando languidecía como una araña. Pues un espíritu contrito es un sacrificio para Dios. Y se hacen mejores aquellos a los que el espíritu maligno prueba con grandes rigores en este mundo. Ambrosio, Sobre José, 7, 39.

41, 33   Al frente del país de Egipto

Cuando dijo: "Que el faraón escoja a un hombre", hablaba de sí mismo. No mencionó su propio nombre abiertamente debido a su modestia, pero no lo cedió a otros porque sabía que [ningún] otro aparte de él era capaz de obtener provisiones para la gran carestía que estaba por venir. [José] fue grande a los ojos del faraón por la interpretación de sus sueños y mucho más por el beneficioso consejo que su mente había encontrado. Efrén de Nisibi, Comentario sobre el Génesis, 35, 5.

La Biblia comentada 
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, Tomo 2,  p. 363-364
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario