Pacto entre Labán y Jacob


43Respondió Labán a Jacob: "Ésas son mis hijas, ésos mis hijos, y ése mi rebaño; todo lo que ves es mío. ¿Qué puedo hacerles hoy a mis hijas o a los hijos que ellas han dado a luz? 44Ahora, pues, vamos; establezcamos una alianza entre tú y yo que sirva de testimonio entre los dos". 45Jacob tomó una piedra y la erigió como estela. 46Y dijo Jacob a sus familiares: "Recoged piedras". Ellos recogieron piedras, hicieron un montículo y comieron allí sobre el montículo. 47Labán lo llamó Yegar-Sehadutá y Jacob lo llamó Galed
   48Dijo entonces Labán: "Este montículo sea hoy testigo entre tú y yo". Por eso le puso el nombre de Galed, 49y también Mispá, pues dijo: "Que el Señor nos vigile a ti y a mí cuando nos hayamos alejado el uno del otro. 50Si maltratas a mis hijas o tomas otras mujeres además de mis hijas cuando no haya nadie con nosotros, ten presente que Dios es testigo entre tú y yo". 51Dijo también Labán a Jacob: "Aquí está este montículo, y ahí la estela que he levantado entre tú y yo. 52Este montículo y la estela son testigos de que yo no traspasaré este montículo ni la estela hacia ti, ni tú traspasarás este montículo ni la estela hacia mí, para nada malo. 53Que el Dios de Abrahán y Dios de Najor, el Dios de sus padres, juzgue entre nosotros". Jacob juró por el Temor de su padre Isaac. 54Y ofreció Jacob un sacrificio en la montaña, invitando a comer a sus parientes. Comieron pan y pasaron la noche en la montaña. Génesis (31, 43-54).


31, 49   Que el Señor nos vigile


El que lo ve todo. Considera cómo Labán se acerca gradualmente al conocimiento de Dios. El que previamente había acusado a aquel hombre bueno de robar sus dioses familiares y había llevado a cabo semejante búsqueda, ahora dice: "Como no hay nadie entre nosotros que pueda actuar en el caso de que algo suceda después, que Dios sea testigo entre nosotros de lo que estamos haciendo. Él está presente, lo ve todo y nada escapa a su atención, porque lee el corazón de cada persona". Juan Cisóstomo, Homilías sobre el Génesis, 57, 7.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, Tomo 2,  p. 301-302
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario