Los hijos de Jacob con Zilpá, Lía y Raquel


9Al ver Lía que había dejado de dar a luz, tomó a su esclava Zilpá y se la dio por mujer a Jacob. 10Zilpá, la esclava de Lía, dio un hijo a Jacob; 11y Lía exclamó: "¡Qué buena suerte!". Y le puso por nombre Gad. 12Todavía Zilpá, la esclava de Lía, dio un segundo hijo a Jacob, 13y Lía dijo: "Qué feliz soy, pues me felicitarán las mujeres. Y le puso por nombre Aser".
   14En los días de la siega de trigo, Rubén salió al campo, encontró unas mandrágoras, y se las llevó a su madre Lía. Entonces le dijo Raquel a Lía: "Por favor, dame de las mandrágoras de tu hijo". 15Ésta contestó: "¿No te basta con haberte llevado a mi marido para que te lleves también las mandrágoras de mi hijo?". Repuso Raquel: "Está bien, que duerma contigo esta noche a cambio de las mandrágoras de tu hijo". 16Y al llegar Jacob del campo por la tarde, Lía salió a su encuentro y le dijo: "Vente conmigo, pues he pagado por ti con las mandrágoras de mi hijo". Y Jacob se unió a ella aquella noche. 17El Señor escuchó a Lía, que concibió y dio a Jacob el quinto hijo. 18Dijo Lía: "Dios me ha pagado por dar mi esclava a mi marido". Y le puso por nombre Isacar. 19De nuevo concibió Lía y dio a Jacob el sexto hijo. 20Dijo entonces Lía: "Dios me ha hecho un buen regalo, esta vez me ganaré a mi marido pues le he dado seis hijos". Y le puso por nombre Zabulón. 21Después dio a luz una hija y le puso por nombre Dina. 22Dios se acordó de Raquel. Dios la escuchó y la hizo fecunda. 23Ella concibió y dio a luz un hijo, y exclamó: "Dios ha quitado mi afrenta". 24Y le puso por nombre José, diciendo: "Que el Señor me añada otro hijo". Génesis (30, 9-24)


30, 14   Encontró unas mandrágoras


 Dicen que la mandrágora es una planta cuyos frutos se parecen a las manzanas, y son olorosos y comestibles. Por medio de esas mandrágoras, con alegría mezclada con fe, Lía consiguió que Jacob la tomase aquella noche. Efrén de Nisibi, Comentario sobre el Génesis, 28, 3.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, Tomo 2,  p. 287
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario en la entrada