El siervo explica su misión


34Él empezó diciendo: "Yo soy un siervo de Abrahán. 35El Señor ha bendecido abundantemente a mi amo y lo ha hecho rico: le ha dado ovejas y vacas, plata y oro, siervos y siervas, camellos y asnos. 36La mujer de mi amo, Sara, ya en su vejez, le ha dado un hijo al que ha entregado todo cuanto posee. 37Y mi amo me hizo jurar lo siguiente: "No buscarás esposa para mi hijo entre las hijas de los cananeos, en cuya tierra habito; 38sino que irás a mi casa paterna, a mi familia, y buscarás una esposa para mi hijo". 39Y cuando yo le dije a mi amo que pudiera ser que la mujer no viniera conmigo, 40él me dijo: "El Señor, en cuya presencia he caminado, enviará contigo a su ángel, que dará éxito a tu viaje, y encontrarás para mi hijo una esposa de mi familia y de mi casa paterna. 41Sólo quedarás desligado de mi juramento cuando hayas llegado a mi familia; aunque no te la den, también quedarás desligado de mi jurmento". Génesis (24, 34-41).

24, 34-38   Yo soy un siervo de Abrahán


La gran prudencia del siervo. Considera en este caso la gran prudencia del siervo. ¿Qué es lo que dice? "No comeré hasta que haya expuesto lo que debo decir". Vosotros me habéis atendido en todo, dice. Yo, por mi parte, no me preocuparé de mi descanso hasta que os haya informado de la razón por la que me enviaron a esta misión, por qué vine aquí desde Canaán y cómo me dirigí a vuestra casa. Así, conociéndolo todo, podréis comprobar la buena disposición de mi amo. Juan Crisóstomo, Homilías sobre el Génesis, 48,5.


24, 39   Pudiera ser que la mujer no viniera conmigo


Tal vez ella no quiera. Llamaron a la joven para saber [si iría o no]. Puesto que ella había oído [noticias] acerca del juramento que había hecho a Abrahán, de la oración que el esclavo había pronunciado sobre el pozo y del signo que había pedido y se le había concedido, tuvo miedo de decir: "No voy", pues sabía que la voluntad del Señor era que fuera. Marchó, pues, y se convirtió [en la mujer] de Isaac. Efrén de Nisibi, Comentario sobre el Génesis, 21, 4.


La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, Tomo 2,  p. 206-207
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

0 comentarios

Publicar un comentario