La circuncisión de Abrahán y de su familia


22Cuando Dios terminó de hablar con Abrahán, se elevó de su lado. 23Abrahán tomó a su hijo Ismael, a todos los nacidos en su casa, y a todos los comprados con dinero, a todos los varones de su casa, y aquel mismo día les circuncidó la carne del prepucio, tal como Dios le había ordenado. 24Tenía Abrahán noventa y nueve años cuando se circuncidó la carne del prepucio. 25Su hijo Ismael tenía trece años cuando se circuncidó la carne del prepucio. 26Aquel mismo día se circuncidaron Abrahán y su hijo Ismael; 27todos los hombres de su casa, los nacidos allí y los comprados a extranjeros con dinero, se circuncidaron con él. Génesis (17, 22-27).

17, 24   Abrahán se circuncidó la carne del prepucio

No creas que la Escritura nos indica el número de sus años sin intención alguna; lo hace, por el contrario, para que con ello conozcas la gran obediencia del justo, ya que, aunque era de edad avanzada, en cumplimiento del mandato de Dios, soportó con serenidad el dolor, y no sólo él, sino también Ismael y todos los criados. Por este motivo especifica sus edades. Juan Crisóstomo, Homilías sobre el Génesis, 40, 4.

17, 25   Ismael tenía trece años cuando se circuncidó

También el hecho de que Ismael fuera circuncidado el año décimo tercero tiene una razón evidente, porque quien comienza a practicar las relaciones sexuales debe cortar antes en sí el ardor de la pasión, de modo que se abstenga de las uniones ilícitas y se limite sólo a la unión legítima. Ambrosio, Sobre Abrahán, 2, 11, 91.

17, 27   Todos los hombres de su casa... se circuncidaron con él

Hijos del amor, aprended mucho de todo esto, porque Abrahán, que fue el primero en practicar la circuncisión, circuncidó previendo en espíritu a Jesús, porque había recibido la enseñanza de las tres letras. Pues dice: "Y circuncidó Abrahán a dieciocho y trescientos hombres de su casa". Así pues, ¿qué conocimiento le fue otorgado? Daos cuenta de que primeramente habla de dieciocho y, tras un intervalo, de trescientos. Dieciocho se escribe mediante la letra iota (diez) y la eta (ocho); ahí tienes el nombre de Jesús. Y puesto que la cruz, se representa por la tau, había de comportar la gracia, habla además de trescientos. Así pues, manifiesta a Jesús con las dos primeras letras, y con la otra a la cruz. Debes conocer al que ha injertado en nosotros el don de su enseñanza. Carta del Ps.-Bernabé, 9, 7-9.

La Biblia comentada
por los Padres de la Iglesia
Antiguo Testamento, Tomo 2, p. 119-120
Director de la edición en castellano
Marcelo Merino Rodríguez

2 Comentarios:

Francisco dijo...

Me parece un blog muy instructivo. Lo sigo desde hace tiempo. Continue con esta labor tan buena, ánimo.

Le pido que visite la entrada "El llamamiento". En ella encontrará una misioncita que Cristo nos pide y seguro, puede ayudarnos. Le encomiendo a Cristo. Gracias, de corazón

Marta y María, contemplativos en el mundo dijo...

Gracias por el comentario, Francisco.

Publicar un comentario