Dios se aparece a Abrahán



1Después de estos sucesos, la palabra del Señor llegó a Abrán en una visión, diciéndole: "No temas, Abrán, yo soy un escudo para ti; tu recompensa será muy grande". 2Abrán contestó: ¡Mi Señor Dios! ¿Qué me vas a dar, si estoy sin hijos, y el heredero de mi casa va a ser Eliézer de Damasco?. 3Y añadió Abrán: "He aquí que no me has dado descendencia y, por tanto, un criado de mi casa me va a heredar". 4Pero la palabra del Señor le respondió: "No te heredará ése; sino que te heredará uno que saldrá de tus entrañas". 5Entonces le llevó afuera y le dijo: "Mira al cielo y cuenta, si puedes, las estrellas". Y añadió: "Así será tu descendencia". 6Abrán creyó en el Señor, quién se lo contó como justicia. Gén. (15, 1-6).

La recomendación "no temas" está relacionada con el hecho de que Abrahán rechazara los bienes materiales a él ofrecidos en el capítulo anterior (Crisóstomo). Según el sentido moral, de la promesa revela que el Señor no tarda cuando llega la hora de la recompensa. Lo que Abrahán deseaba era la progenie de la Iglesia. El verdadero heredero es Jesucristo, de quien Isaac constituye una representación (Ambrosio). Creemos en el poder de Aquel que promete para alcanzar justicia desde la fe (Crisóstomo). Abrahán constituye un modelo, porque no buscó la explicación racional, sino que creyó con gran prontitud de espíritu. La frase "lo llevó a fuera" puede interpretarse alegóricamente como la necesidad de limpiar nuestra morada (el cuerpo) de toda impureza. Salimos de la vida temporal para entrar en la otra que no tiene fin. (Crisóstomo).

15, 1 Yo soy un escudo para ti

Y le dice: "No temas, Abrahán". Observa su extraordinario cuidado. ¿Por qué decía "No temas"? Había despreciado una gran riqueza, concede poca importancia a lo otorgado por el rey, por eso Dios le dice "no tengas miedo porque hayas desdeñado dones semejantes, no te aflijas porque tu superioridad se vea menguada. No temas". A continuación, a fin de elevar más su estado de ánimo, añade a sus palabras su nombre y dice: "No temas, Abrán". En efecto, decir el nombre de la persona a la que nos dirigimos no es pequeña ayuda para levantar el ánimo. Entonces dice: "Soy tu escudo". También esta frase está cargada de significado. Yo, después de sacarte de entre los caldeos, yo, luego de conducirte a este punto, yo, toda vez que te he liberado de los peligros de Egipto, yo, después de prometerte una primera vez y una segunda que entregaría esta tierra a ti y a tus descendedientes, yo soy tu escudo, yo, después de que día tras día he hecho que seas la persona más conocida por todos, yo soy tu escudo, es decir, lucho en tu lugar, te defiendo, me preocupo..., yo soy tu escudo. "Tu recompensa será muy grande". No quisiste tomar recompensa por los sufrimientos que soportaste al exponerte a tales peligros, sino que despreciaste al rey y a cuanto te ofrecía. Yo te procuraré la recompensa, no como la habrías recibido, sino, con mucho, más grande: "Tu recompensa -dice- será muy grande". Juan Crisóstomo, Homilías sobre el Génesis, 36, 4.

15, 2-3 Estoy sin hijos

Puesto que le había prometido una recompensa, una gran recompensa, una extraordinariamente grande, le manifiesta el dolor de su alma y la angustia que, por no tener hijos, le aquejaba durante ya mucho tiempo, y dice: "Señor, ¿que me vas a dar? He aquí que he alcanzado la cima de la vejez y voy a partir sin hijos". Observa cómo desde el principio el justo manifiesta su buen entendimiento y denomina a su marcha de este mundo "partida". Los que buscan la virtud con esmero, cuando parten de esta vida, en realidad es como si se liberaran de la lucha y abandonaran las cadenas. Efectivamente, para los que sirven virtuosamente se trata de un traslado de una situación peor a otra mejor, de una vida temporal a una eterna e inmortal que no tiene final. Juan Crisóstomo, Homilías sobre el Génesis, 36, 4.

15, 4 Te heredará uno que saldrá de tus entrañas

Pero si las palabras de Abrahán no basta para corregir, considera la palabra de Dios, que condena tal modo de transmitir la herencia: "No será -dice- éste tu heredero, sino otro que saldrá de ti, él será tu heredero". ¿Quién es el otro del que se habla? En efecto, también Agar tuvo un hijo, Ismael, pero no se habla de él, sino que se habla del bienaventurado Isaac. Por esto ha añadido: "Que saldrá de ti". Pues ha salido verdaderamente de Abrahán el que ha nacido de un matrimonio legítimo. Pero, en Isaac, hijo legítimo, podemos ver Aquel que es el verdadero hijo legítimo, el Señor Jesús, de quien en el inicio del Evangelio según Mateo leemos que es hijo de Abrahán, haciendo ilustre la descendencia del progenitor, por el cual Abrahán miró al cielo y comprendió que el esplendor de su posteridad no sería menos luminoso que el fulgor de las estrellas del cielo. Como "una estrella, en efecto, difiere en luminosidad de otra estrella, así también sucede en la resurrección de los muertos" -dice el Apóstol-, porque el Señor, asociando a los hombres a su resurrección, que la muerte solía esconder bajo tierra, les ha hecho partícipes del reino celestial. Ambrosio, Sobre Abrahán. 1, 3, 20.

15, 5 Así será tu descendencia

¿Qué significa, pues, la expresión "le llevó a fuera"? El profeta es como llevado fuera, de tal manera que salga fuera del cuerpo y vea las angustias de la carne que es su vestidura, y vea la infusión del Espíritu Santo, como una especie de descenso. Conviene también que nosotros salgamos de las angustias de nuestra vivienda, limpiemos de toda impureza el lugar donde mora nuestra alma y echemos fuera la suciedad de la malevolencia si queremos recibir el espíritu de la sabiduría, porque "la sabiduría no entrará en un alma malévola". Abrahán creyó no porque fuese atraído por una promesa de oro o plata, sino porque creyó de corazón "le ha sido reputado por justicia". Mientras ha sido reconocido su mérito, le ha sido atribuido el premio. Ambrosio, Sobre Abrahán, 2, 8, 48.

15, 6 Abrahán creyó en el Señor

Aprendamos también nosotros del patriarca, por tanto, lo suplico, a creer en las palabras de Dios, a confiar en sus promesas, a no seguir nuestro propio criterio y a mostrar buenos pensamientos. Esto contribuirá a que también nosotros seamos vistos como justos y nos dispondrá al punto de alcanzar sus promesas. A Abrahán, empero, se le prometió que de sus descendientes surgiría toda una multitud. . Lo referente a la promesa iba más allá de la naturaleza y compresión humanas, por eso la fe que él tenía le trajo consigo la justicia. A nosotros, en cambio, si tenemos los sentidos bien despiertos, nos prometió cosas mucho mayores. Podemos en gran medida trascender los razonamientos humanos, sólo si creemos en el poder del que promete, a fin de que también obtengamos justicia a partir de la fe y alcancemos todo lo bueno prometido. Juan Crisóstomo, Homilías sobre el Génesis, 36, 5.

LA BIBLIA COMENTADA
Por los PADRES DE LA IGLESIA
ANTIGUO TESTAMENTO, Tomo 2, p. 85-88
Director de la edición en castellano
MARCELO MERINO RODRÍGUEZ

5 Comentarios:

ErmitañoUrbano dijo...

Dios los bendiga por este apostolado¡

Marta y María, contemplativos en el mundo dijo...

Gracias, ErmitañoUrbano, yo también quiero extenderos mi felicitación a todos vosotros, seguidores de este pequeño espacio en Internet, sin vuestro cariño y vuestros incesantes ánimos, todo sería diferente. También quiero extender mi felicitación a todos aquellos lectores del blog que, aunque no figuran sus comentarios sabemos que están ahí. Y por supuesto, quiero manifestar publicamente mi felicitación y agradecimiento al gran equipo humano y técnico de "La Biblia comentada por los Padres de la Iglesia", a sus directores generales, y a todas las personas que han traducido esta grandiosa obra desde las fuentes originales. Quiero extender mi felicitación a "Biblioteca de Patrística", a "Escritos Patrísticos" y a todas las fuentes bibliográficas que irán apareciendo en este blog. A todos los que habéis bendecido este espacio. A todos los que habéis ofrecido oraciones por este blog. A todos y entre todos, con la gracia del Señor, que no nos faltará, recogeremos a su debido tiempo los frutos de este pequeño espacio apostólico en Internet. Gracias por vuestra inestimable ayuda.
Feliz Pascua de Resurrección del Señor.

Anónimo dijo...

¡Feliz Pascua de Resurrección a Vd. también!.
¡Qué buenos los textos y la música!, también la decoración!, gracias y ánimo. Un saludo.

Marta y María, contemplativos en el mundo dijo...

Gracias querido Anónimo, Feliz Pascua de Resurrección también para ti

Anónimo dijo...

HOLAPIDO MUCHA ORACION POR MEDIO DE LA CRUZ DE DIOS PIDO MILAGRO DE FE I ORACION PRA MI VIDA FORTALEZA I SALUD ESPIRITUAL ORACION BENDITA I MILAGROSA DE DIOS PIDO MUCHA ORACION MI NOMBRE ES DARIO RAFAEL CURIEK PIDO ORACION POR LAS VENTA DE MI TINTO I CAFES POR MI FAMILIA VERDEARA GRCIAS

Publicar un comentario